21.05.18
Lunes | 07:52 hs

¿Cómo llegó “La Virgencita” al pedestal que la alberga en Yerba Buena?

La emblemática imagen de María Auxiliadora lleva casi 30 años en la ciudad y fue restaurada tres veces por el artista yerbabuenense Jorge Lobato Coronel.
ISTORIA
¿Cómo llegó “La Virgencita” al pedestal que la alberga en  Yerba Buena?
La emblemática imagen de María Auxiliadora lleva casi 30 años en la ciudad y fue restaurada tres veces por el artista yerbabuenense Jorge Lobato Coronel.
Hace 29 años la Comunidad del Colegio María Auxiliadora donó al municipio de Yerba Buena la imagen de la Virgen que se encuentra ubicada en Av. Aconquija al 800.
Esta figura, que representa a la Virgen María Auxiliadora, es conocida por los vecinos de Yerba Buena como “La Virgencita” y se convirtió en un símbolo identitario emblemático de la ciudad. 
La escultura fue traída de Turín, Italia, y a lo largo de estos casi 30 años fue restaurada tres veces por el artista yerbabuenense Jorge Lobato Coronel.
La imagen de resina y poliéster, imitación mármol de 1,60mts fue restaurada por primera vez en el año 2008 porque había sido víctima de actos vandálicos. La habían sido arrancada de su base, lo que obligó al restaurador, Jorge Lobato Coronel, a reconstruir especialmente los pies de la virgen, que habían sido destrozados y a hacer de nuevo la corona del Niño Dios. También rompieron la nariz, uno de los pómulos y otras partes de la figura. El restaurador incorporó nuevos detalles: en vez del florero sostenido en la mano derecha de la imagen, se colocó el cetro, que simboliza el poder de la Virgen. "El florero soportaba mucho peso por las flores que le depositaba la gente y esto quebró la mano a la escultura. El cetro original había sido robado", explicó Lobato Coronel.
Posteriormente, en el año 2010, el Licenciado Lobato Coronel volvió  a restaurar la escultura y desde la Secretaría de Obras Públicas del Municipio de Yerba Buena, se trabajó en la en la modificación de la base de la estructura para preservar la seguridad de esta, y se realizó la colocación de un nuevo sistema de iluminación. En ese momento se contó además con la colaboración del Rvdo. Padre Jorge Gandur.
Por último, en octubre del año 2016, la figura de la Virgen María Auxiliadora fue retirada de su lugar debido a las obras de desagüe que se realizaron en la zona y durante 6 meses el artista Jorge Lobato Coronel realizó la restauración de la imagen.
La imagen volvió a su lugar habitual en Yerba Buena en mayo de 2017 y fue entronizada con una ceremonia acompañada por los  vecinos. Además de la restauración se realizaron obras de realzado en el entorno con caminería, rampa para personas con movilidad reducida, luminaria nueva y embellecimiento del espacio con flores y plantas.
¿De dónde viene?
La imagen de la Virgen corresponde a una Pintura Barroca, que Don Bosco encargó al Pintor Tomás Andrés Lorenzone en 1865. Esta obra se encuentra ubica en la Basílica de María Auxiliadora de Turín, Italia. 
Cuentan que cuando Don Bosco contaba 9 años tuvo un sueño en el que la Virgen ya le indicaba su vocación: sería sacerdote. Años más tarde, en 1860, la Virgen vuelve a hablarle en otro sueño y le dice que quiere ser honrada con el título de “Auxiliadora”. Es en ese sueño en el que le señala el sitio en el que construir en Turín el templo dedicado a Ella, la actual Basílica de María Auxiliadora.
Cada 24 de mayo el mundo católico celebra la advocación de la Virgen con el título de Auxilio de los Cristianos y es, además, la fiesta propia de la Familia Salesiana. Fiel al espíritu de Don Bosco y a través de las diversas obras en favor de la juventud en las que trabaja, sigue proponiendo como ejemplo, amparo y estímulo en su labor el auxilio que viene de la Virgen María.
Don Bosco lo describe de la siguiente manera:
“La Virgen se mueve en un mar de luces y de majestad. Rodeada de ángeles los cuales la saludan como su Reina. Con la mano derecha sostiene el cetro, que es el símbolo de su grande poder, con la izquierda sostiene el niño Jesús quien tiene los brazos abiertos ofreciendo de esta manera su gracia y su misericordia a quien recurre a su augusta Madre.”
Llama la atención el gran manto que cubre a la Virgen, el cual fue pintado así por deseo expreso de Don Bosco: “Para que muchas almas puedan sujetarse de él y sean salvadas”
Según la descripción de Don Bosco, el cuadro es un icono eficaz del título “María Madre de la Iglesia”. Y además una gran página de catequesis mariana. María, en cuanto Madre del Hijo de Dios, es la Reina del cielo y de la tierra, la Iglesia representada en los apóstoles y en los santos, la aclama como Madre y Auxiliadora potente.
En imagen se a la Virgen como Reina y lleva en su mano izquierda al Niño Jesús con los brazos abiertos.  La madre lleva en su mano derecha un cetro, símbolo de monarquía y del reinado mesiánico
Tanto María como el Niño Jesús llevan los atuendos reales inspirados en las monarquías europeas, especialmente germánicas utilizadas durante la Edad Media. Ejemplo de ello es la la corona dorada cuyo color representa el oro que hace referencia al texto bíblico:  "...una Mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza...".  Esta Corona está enmarcada en un aro con las doce estrellas con toda la simbología bíblica el número 12 representa y la estrella como símbolo de David

Hace 29 años la Comunidad del Colegio María Auxiliadora donó al municipio de Yerba Buena la imagen de la Virgen que se encuentra ubicada en Av. Aconquija al 800.

Esta figura, que representa a la Virgen María Auxiliadora, es conocida por los vecinos de Yerba Buena como “La Virgencita” y se convirtió en un símbolo identitario emblemático de la ciudad. La escultura fue traída de Turín, Italia, y a lo largo de estos casi 30 años fue restaurada tres veces por el artista yerbabuenense Jorge Lobato Coronel.

La imagen de resina y poliéster, imitación mármol de 1,60mts fue restaurada por primera vez en el año 2008 producto de los daños sufridos tras actos vandálicos. Habían arrancado a la figura de su base, lo que obligó al restaurador, Jorge Lobato Coronel, a reconstruir especialmente los pies de la virgen, que habían sido destrozados y a hacer de nuevo la corona del Niño Dios. También rompieron la nariz, uno de los pómulos y otras partes de la figura, según la información publicada en una nota de La Gaceta. El restaurador incorporó nuevos detalles: en vez del florero sostenido en la mano derecha de la imagen, se colocó el cetro, que simboliza el poder de la Virgen.

Posteriormente, en el año 2010, el Licenciado Lobato Coronel volvió  a restaurar la escultura y desde la Secretaría de Obras Públicas del Municipio de Yerba Buena, se trabajó en la en la modificación de la base de la estructura para preservar la seguridad de esta, y se realizó la colocación de un nuevo sistema de iluminación. En ese momento se contó además con la colaboración del Rvdo. Padre Jorge Gandur.

Por último, en octubre del año 2016, la figura de la Virgen María Auxiliadora fue retirada de su lugar debido a las obras de desagüe que se realizaron en la zona y durante 6 meses el artista Jorge Lobato Coronel realizó la restauración de la imagen.

La imagen volvió a su lugar habitual en Yerba Buena en mayo de 2017 y fue entronizada con una ceremonia acompañada por los  vecinos. Además de la restauración se realizaron obras de realzado en el entorno con caminería, rampa para personas con movilidad reducida, luminaria nueva y embellecimiento del espacio con flores y plantas.

¿De dónde viene?

La imagen de la Virgen corresponde a una Pintura Barroca, que Don Bosco encargó al Pintor Tomás Andrés Lorenzone en 1865. Esta obra se encuentra ubica en la Basílica de María Auxiliadora de Turín, Italia. Cuentan que cuando Don Bosco contaba 9 años tuvo un sueño en el que la Virgen ya le indicaba su vocación: sería sacerdote. Años más tarde, en 1860, la Virgen vuelve a hablarle en otro sueño y le dice que quiere ser honrada con el título de “Auxiliadora”. Es en ese sueño en el que le señala el sitio en el que construir en Turín el templo dedicado a Ella, la actual Basílica de María Auxiliadora.

Cada 24 de mayo el mundo católico celebra la advocación de la Virgen con el título de Auxilio de los Cristianos y es, además, la fiesta propia de la Familia Salesiana. Fiel al espíritu de Don Bosco y a través de las diversas obras en favor de la juventud en las que trabaja, sigue proponiendo como ejemplo, amparo y estímulo en su labor el auxilio que viene de la Virgen María.

Don Bosco lo describe de la siguiente manera:“La Virgen se mueve en un mar de luces y de majestad. Rodeada de ángeles los cuales la saludan como su Reina. Con la mano derecha sostiene el cetro, que es el símbolo de su grande poder, con la izquierda sostiene el niño Jesús quien tiene los brazos abiertos ofreciendo de esta manera su gracia y su misericordia a quien recurre a su augusta Madre.”Llama la atención el gran manto que cubre a la Virgen, el cual fue pintado así por deseo expreso de Don Bosco: “Para que muchas almas puedan sujetarse de él y sean salvadas”

Según esta descripción, el cuadro es un ícono eficaz del título “María Madre de la Iglesia”. Y además una gran página de catequesis mariana. María, en cuanto Madre del Hijo de Dios, es la Reina del cielo y de la tierra, la Iglesia representada en los apóstoles y en los santos, la aclama como Madre y Auxiliadora potente.

En imagen se a la Virgen como Reina y lleva en su mano izquierda al Niño Jesús con los brazos abiertos.  La madre lleva en su mano derecha un cetro, símbolo de monarquía y del reinado mesiánico

Tanto María como el Niño Jesús llevan los atuendos reales inspirados en las monarquías europeas, especialmente germánicas utilizadas durante la Edad Media. Ejemplo de ello es la la corona dorada cuyo color representa el oro que hace referencia al texto bíblico:  "...una Mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza...".  Esta Corona está enmarcada en un aro con las doce estrellas con toda la simbología bíblica el número 12 representa y la estrella como símbolo de David.