24.10.17
Martes | 06:37 hs
15ºC

¿Cuáles son los beneficios de sacar la rotonda de Camino del Perú?

El secretario de Obras Públicas y Planeamiento Urbano de Yerba Buena, detalla los fundamentos para reemplazarla por un complejo semaforizado.
Foto: La Gaceta
Esta semana vialidad provincial mantuvo una reunión con los municipios de San Miguel de Tucumán y Yerba Buena. El motivo fue solucionar el caos vehicular que se da en la rotonda de avenida Perón y Camino del Perú en las horas pico.
El camino del Perú es una ruta provincial, la avenida Perón es jurisdicción de Dirección Provincial de Vialidad y la rotonda esta justo en un punto intermedio entre la municipalidad de San miguel y la de Yerba Buena.
En este sentido, el secretario de Obras Públicas y Planeamiento Urbano de Yerba Buena, José Luis Ferroni, detalló al Diario de Yerba Buena los argumentos que sostienen las partes para tomar la decisión de retirar la rotonda de ese lugar. “Nos juntamos las tres partes para hablar y tratar de  destrabar ese nudo, pero no sólo vehicularmente, sino  el tema de que ante una  gran lluvia hay una enorme cantidad de agua que se acumula en ese punto. En parte porque la rotonda está en un punto haciendo de obstáculo para que el agua escurra, y  en parte porque los imbornales existentes son mínimos para evacuar el agua. La idea es, no solamente descongestionar ese nudo en cuanto al tránsito,  sino darle una solución integral que involucre a los desagües”. 
Por su parte, el proyecto  también tiene en cuenta a los peatones porque además de reorganizar el complejo de semáforos, “se generarán giros libres a la derecha con  isletas de espera para los peatones. Estas isletas de espera hacen que el peatón se sienta seguro para poder cruzar y además hay un reordenamiento”.
El funcionario destacó que el ordenamiento vehicular va cambiando conforme crece la población. “Desde el 2000 hasta ahora ha crecido mucho el parque automotor, donde paseaban 20 autos ahora pasan 100 en el mismo espacio. Además la poca paciencia y la poca educación vial que tenemos generan un problema.
La obra de la avenida Belgrano es del 1990. En ese momento Vialidad de la provincia realizó un proyecto para una avenida fututa a 50 años. “Esa avenida hoy es la Perón, tiene una platabanda de  6 metros de ancho y trochas de 12 metros de ancho,  puede circular una gran cantidad de vehículos  prácticamente sin problemas. La rotonda  estaba pensada como un derivador”. Sin embargo, en las horas pico se producía un estancamiento, por eso se pusieron los semáforos. “Eso hoy disminuye el ancho de calzada de cada trocha y sigue formándose el congestionamiento, no es compatible la semaforización con la rotonda”, informó.
Con respecto a la fecha estimada de  inicio de las obras, Ferroni expresó  que están sujetos a los tiempos del proyecto ejecutivo y al clima: “Vialidad va a hacer el proyecto ejecutivo y tiene que inspeccionar las obras  para que se respeten los lineamientos de diseños de pavimentos urbanos y demás. Para esto tienen entre 30 y 35 días. Después, se hace un llamado a licitación  para hacer la obra. Además, teniendo en cuenta la época del año en la que son comunes las lluvias intenses, no se pueda abrir la calzada y dejar abierta”, concluyó
Cumplidos los tiempos administrativos, intentarán hacer lo que se pueda en las partes para no causar mayor caos del que hay en la hora pico.

Esta semana Vialidad Provincial mantuvo una reunión con los municipios de San Miguel de Tucumán y Yerba Buena. El motivo fue solucionar el caos vehicular que se da en la rotonda de avenida Perón y Camino del Perú en las horas pico.

El camino del Perú es una ruta provincial, la avenida Perón es jurisdicción de Dirección Provincial de Vialidad y la rotonda esta justo en un punto intermedio entre la municipalidad de San miguel y la de Yerba Buena.

En este sentido, el secretario de Obras Públicas y Planeamiento Urbano de Yerba Buena, José Luis Ferroni, detalló al Diario de Yerba Buena los argumentos que sostienen las partes para tomar la decisión de retirar la rotonda de ese lugar. “Nos juntamos las tres partes para hablar y tratar de  destrabar ese nudo, pero no sólo vehicularmente, sino  el tema de que ante una  gran lluvia hay una enorme cantidad de agua que se acumula en ese punto. En parte porque la rotonda está en un punto haciendo de obstáculo para que el agua escurra, y  en parte porque los imbornales existentes son mínimos para evacuar el agua. La idea es, no solamente descongestionar ese nudo en cuanto al tránsito,  sino darle una solución integral que involucre a los desagües”.

Por su parte, el proyecto  también tiene en cuenta a los peatones porque además de reorganizar el complejo de semáforos, “se generarán giros libres a la derecha con  isletas de espera para los peatones. Estas isletas de espera hacen que el peatón se sienta seguro para poder cruzar y además hay un reordenamiento”.

El funcionario destacó que el ordenamiento vehicular va cambiando conforme crece la población. “Desde el 2000 hasta ahora ha crecido mucho el parque automotor, donde paseaban 20 autos ahora pasan 100 en el mismo espacio. Además la poca paciencia y la poca educación vial que tenemos generan un problema. La obra de la avenida Belgrano es del 1990. En ese momento Vialidad de la provincia realizó un proyecto para una avenida fututa a 50 años. “Esa avenida hoy es la Perón, tiene una platabanda de  6 metros de ancho y trochas de 12 metros de ancho,  puede circular una gran cantidad de vehículos  prácticamente sin problemas. La rotonda  estaba pensada como un derivador”. Sin embargo, en las horas pico se producía un estancamiento, por eso se pusieron los semáforos.“Eso hoy disminuye el ancho de calzada de cada trocha y sigue formándose el congestionamiento, no es compatible la semaforización con la rotonda”, informó.

Con respecto a la fecha estimada de  inicio de las obras, Ferroni expresó  que están sujetos a los tiempos del proyecto ejecutivo y al clima: “Vialidad va a hacer el proyecto ejecutivo y tiene que inspeccionar las obras  para que se respeten los lineamientos de diseños de pavimentos urbanos y demás. Para esto tienen entre 30 y 35 días. Después, se hace un llamado a licitación  para hacer la obra. Además, teniendo en cuenta la época del año en la que son comunes las lluvias intenses, no se pueda abrir la calzada y dejar abierta”, concluyó.

Cumplidos los tiempos administrativos, intentarán hacer lo que se pueda en las partes para no causar mayor caos del que hay en la hora pico.