19.10.18
Viernes | 15:25 hs

Haval, las nuevas camionetas chinas que llegaron a Tucumán

La empresa líder mundial en vehículos utilitarios y pick-ups inauguró un concesionario de lujo en San Miguel de Tucumán. Seguridad, calidad y sustentabilidad que marcan la diferencia.
En una apuesta fuerte por la economía tucumana, quedó inaugurado este mes en San Miguel de Tucumán el concesionario Kaishi Motors, el representante oficial para todo el Norte de las marcas Haval y Great Wall, líderes a nivel mundial en vehículos utilitarios deportivos y pick-ups.


Luego del lanzamiento a nivel nacional, la exhibición de los modelos en Tucumán se realizó en el flamante edificio de la concesionaria ubicada en José Colombres 159, que cuenta con una importante inversión de la empresa conformada por Santiago Pfeiffer y el Grupo Silva.  


“Estamos muy contentos de estar inaugurando este nuevo local, que es fuente de trabajo para los tucumanos, y confiamos en poder brindar a nuestros clientes un excelente servicio. Contamos  con un espacio amplio, moderno y especialmente acondicionado para satisfacer las expectativas de quienes estén interesados en adquirir un vehículo de la calidad de las marcas Haval y Great Wall”, señaló Pfeiffer durante la presentación.


El grupo empresario Car One, de gran trayectoria y experiencia en la industria automotriz, es el importador en el país de la marca HAVAL, especialista en el desarrollo de Vehículos Utilitarios Deportivos (SUV, por sus siglas en inglés) y N°1 en ventas en China; y del sello Great Wall, la marca N°1 en ventas de pick-ups en ese país. En Tucumán se comercializan los modelos SUV HAVAL H1, H2 y H6 Coupe, y las camionetas Wingle 5y Wingle 6 con financiación propia a cargo de Kaishi Motors.


Haval y Great Wall forman parte de la misma compañía que es líder del mercado chino desde hace años. Great Wall hace 14 años que es líder en pick-ups y Haval es líder en SUV”, indicó Pfeiffer, quien destacó que se trata de una empresa que está disputando el número uno a nivel mundial

“Para llegar a ese lugar en un segmento es necesario ofrecer un vehículo de altísima calidad, bien definido, con excelentes prestaciones y una óptima relación precio-calidad. En este sentido, Haval y Great Wall no se compara con otras marcas chinas sino a nivel internacional”. 
Aspectos como la seguridad, la calidad y la reducción del impacto medioambiental son algunas de las fortalezas de los productos. “En seguridad, tanto los vehículos Haval como Great Wall obtuvieron cinco estrellas en los ‘Crash Test’ que realizan verificadores privados. Eso habla mucho de la calidad del producto: seis airbag, control de estabilidad y freno a disco en las 4 ruedas son algunas de sus características”, añadió el empresario, quien destacó también la tecnología incorporada en los talleres donde se ofrecen parte de los servicios posventa.  

“Hicimos una importante inversión para que los clientes se sientan respaldados de que es una marca que vino a quedarse en Tucumán”, precisó e indicó que Kaishi Motors contará con una red de agentes y locales de venta para poder estar presentes en toda la Región, -con llegada a Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja- hasta realizar la valoración de la recepción de la marca en cada una de esas ciudades para abrir nuevas sucursales.  

Una cara visible  

En relación a los diferenciales que ofrece la marca china, sin dudas la presencia de Jack Wey en el diseño de cada uno de los modelos es una peculiaridad en tiempos donde las empresas son conglomerados de accionistas representados por CEO's. “Haval y Great Wall tienen la particularidad de tener un dueño físico. Wey es quien define todo. A diferencia de otras terminales, en este caso una persona garantiza que todo salga bien. Imaginen que su próximo proyecto es una línea de vehículos Premium que llevará su apellido. Nadie pone su nombre en un producto que no sea de excelencia”, remarcó el representante de Kaishi Motors
 

En tres semanas desde la llegada de la empresa china a Tucumán, cada vez son más las personas que llegan a la concesionaria a buscar SUV o pickups. Algunos porque vieron los vehículos en otros países –en Chile, por ejemplo, tiene presencia hace más de 10 años- o simplemente porque quieren conocer la nueva marca que pisa fuerte en Tucumán. Un dato a tener en cuenta: en pocos días se vendieron más de una decena de unidades.


“Hemos tenido una muy buena recepción, todos los días tenemos una buena cantidad de público y también de curiosos porque la marca es nueva y vienen a conocer las prestaciones y, sobre todo, la relación precio-calidad. Esperamos que el país nos acompañe para tener un poquito más de estabilidad, teniendo en cuenta la apuesta de estas como de otras marcas que llegaron a la Argentina desde la apertura de las importaciones”.