16.12.18
Domingo | 14:22 hs

Un cementerio de autos arruina el Casco Viejo de Yerba Buena

Una gran cantidad de vehículos secuestrados se encuentran abandonados en los alrededores de la Comisaría. La situación genera incomodidad a los vecinos y perjuicios económicos a los bares de la zona.
Desde hace años, la zona que constituye el Casco Viejo de Yerba Buena se ve afectada por una gran cantidad de vehículos secuestrados que permanecen durante varios meses en los alrededores de la comisaría, concretamente en las calles Cariola al 1400 y San Martín al 200.


Las chatarras que se acumulan cada vez que los agentes policiales realizan un secuestro, no sólo perjudica el tránsito de la zona, sino que generan desagrado en los visitantes y vecinos del lugar, ya que irrumpe en la estética de esta zona privilegiada de la Ciudad Jardín.

Si bien desde la Municipalidad reclamaron soluciones en reiteradas oportunidades al Ministerio de Seguridad, -que llegó hasta la firma de un convenio para alquilar un predio para trasladar los vehículos-, todavía no hay novedades de que esto vaya concretarse en el corto plazo teniendo en cuenta que es un problema que afecta a las comisarías de diferentes puntos de la Provincia.

La operatoria indica que los peritos de la Policía de Tucumán disponen de seis horas para realizar las pericias luego de un choque y que los vehículos deben permanecer allí hasta que el fiscal libre una orden judicial que autorice a su propietario a efectuar el retiro. Sin embargo, muchas veces no los retiran del lugar y quedan abandonados en los alrededores de la comisaría entorpeciendo el tránsito y la actividad comercial de ese sector.

En los jardines de la Comisaría, en tanto, muchos espacios verdes también alojan un cementerio de motos secuestradas por haber estado involucradas en accidentes, o bien por otras faltas cometidas por sus propietarios.


La voz de los vecinos

Claudia
, una mujer que vive en San Miguel de Tucumán pero todos los días lleva a sus hijas a un colegio aledaño a la comisaría, detalló que “a veces están los autos sólo sobre calle San Martín, pero ahora también están en Cariola. Por lo menos han hecho que las calles sean de una sola mano y eso descongestionó un poco la circulación. Pero antes era imposible, porque estacionan motos, autos y camionetas de los dos lados de la calle. Igual ahora siguen tapando mucho la visibilidad", denunció en diálogo con eltucumano.com.  

Por su parte, Judith -empleada de un restaurant recientemente inaugurado que se encuentra ubicado frente a la plaza Nougués-, reconoció que el mayor daño es el estético ya que acuerda con el resto de los vecinos que las modificaciones en el sentido de las calles alrededor de la plaza de Marcos Paz "mejoró mucho la circulación de vehículos". "Perjudica lo estético porque con el cambio de sentido de las calles, la circulación ha mejorado mucho y ahora pueden estacionarse", analizó.

En la misma línea, Carolina, una vecina de la zona, completó que "Yerba Buena ha crecido mucho pero todavía le faltan algunas cosas, estéticamente no queda muy agradable que los vehículos estén aquí. Además ocupan ambas manos, los clientes ni siquiera pueden estacionar el auto para ir a los bares que están cerca. Tendría que haber un depósito porque justo está frente a la plaza, que es un lugar lindo. "A mí, ver los autos que chocaron en accidentes, me genera mucho impacto”, cerró.