23.07.19
Martes | 12:44 hs

Más de 800 adolescentes vivieron una Pascua Joven en Yerba Buena

El retiro estuvo organizado por la Pastoral de Juventud de Tucumán.
Más de 800 jóvenes tucumanos participaron durante la Semana Santa de la quinta edición del retiro Pascua Joven. Organizado por la Pastoral de Juventud de Tucumán, el encuentro reunió adolescentes de entre 15 y 17 años desde el miércoles santo hasta el domingo de Pascua, en el Campus del Colegio Santa Rosa, en Yerba Buena.

Con el lema “Me amó y se entregó por mí”, unos 600 adolescentes de entre 15 y 17 años participaron durante la Semana Santa de la quinta edición del retiro Pascua Joven, guiados por 220 jóvenes de hasta 22 años, como servidores, coordinadores y organizadores.

Organizado por la Pastoral de Juventud de Tucumán, desde el miércoles santo y hasta el domingo de Pascua, el retiro tuvo lugar en el Campus del Colegio Santa Rosa, en Yerba Buena. Los jóvenes participaron de distintas actividades y reflexión y recreación en grupos, y de las principales celebraciones del triduo pascual.

Monseñor Carlos Sánchez, arzobispo de Tucumán, acompañó a los jóvenes en las actividades y presidió algunas de las celebraciones pascuales.

“Fue un encuentro amor en Cristo entre jóvenes”, expresó uno de los participantes, e invitó a que otros jóvenes “no tengan miedo” y se animen a participar de la próxima edición, ya que la clave es “dejarse sorprender por Dios”. “Pascua joven supero mis expectativas: es un lugar de mucha paz y mucho amor”, compartió otro joven.

Uno de los organizadores, contó que la preparación del retiro comienza cada año en el mes de septiembre, convocando a los coordinadores para comenzar a trazar los lineamientos que guiarán la siguiente Pascua.

Cada año la temática del retiro es distinta, se acuerdo a una lectura del Evangelio que será el eje de todas las actividades, charlas, testimonios. Siempre enfocados en los jóvenes y en los distintos momentos de la Semana Santa.

El fin del retiro es abarcar los temas más sensibles a la vida de los jóvenes (familia, vocación, amistades, valores, Iglesia, adicciones, entre otros) para darles un significado en Cristo.