19.02.19
Martes | 17:52 hs

Mathias Matt, el yerbabuenense que regala “apretados” a personas en situación de calle

“Cuando te dicen ‘Dios te bendiga, muchas gracias’, para mí es un montón”, explica este músico de 30 años, que pide la colaboración de todos para continuar ayudando a los que menos tienen.
50 sánguches de jamón y queso y 60 botellas de agua mineral. Todo esto fue lo que Mathias Matt cargó anoche en una moto de un amigo para después salir a repartir apretados a personas que viven o piden en las calles del microcentro tucumano. 

La misión, que tiene como único propósito recibir un ‘gracias’, fue realizada por este cantante tucumano de 30 años, que gracias a la colaboración de una panadería y la de un amigo con fiambrería, ayer acercó la cena a los que menos tienen.

“Pablo Albertus, por medio de una amiga me donó 50 panes y un amigo que tiene una fiambrería en avenida Independencia al 4000 me donó media barra de jamón y media barra de queso. Alrededor de las 21 salimos y cuando veíamos gente pidiendo en los semáforos le dábamos un sánguche", contó Mathias a eltucumano.com. "Cuando te dicen 'Dios te bendiga, muchas gracias', para mí es un montón”, agrega para luego retroceder mentalmente unos meses y explicar cuándo surgió la necesidad de ayudar a los más necesitados.

“A mediados de diciembre del año pasado vi un señor que tuvo un accidente y que no podía trabajar. El hombre era muy humilde y el pedía trabajo para poder comprarle un juguete a su hija para Navidad”, señala el joven de Yerba Buena, que al ver la necesidad de esta persona, en tan solo dos días organizó un evento musical en el que iba a cantar y al que denominó ‘Un Juguete Una Sonrisa’, con el objetivo de recolectar juguetes.

“Lo hice en un bar de un amigo en Congreso al 400. Invite a otros músicos amigos y en tan solo dos días junte 430 juguetes”, detalla emocionado para luego explicar que las donaciones fueron repartidas en el barrio Juan XXIII, más conocido como La Bombilla, en el merendero Rincón de Luz, en Manantial Sur, donde es Villa Piolín y los restante en la calle. 



"Esto es muy satisfactorio, sin interés de nada porque yo no tengo de más. Yo siempre le pido a Dios que me ayude, que me de trabajo con la música. Estoy pensando en hacer peatonal para hacer algo de dinero y con eso salir a ayudar”, agrega Mathias que a través de Facebook pide mercadería para donar, pero sobre todo gente con movilidad para poder trasladar lo donado.  “Pido donaciones para seguir ayudando. Les pido a todos que compartieron mi publicación, si cada uno de ellos dona una azúcar, una yerba, un arroz, yo  puedo armar mil bolsones para seguir ayudando”, finaliza este músico que se define como cantante “de todo”, ya que para tener trabajo uno no puede centrarse en un solo tipo de música.