19.04.19
Viernes | 03:42 hs

Argiró: “La Policía ha desaparecido de toda Yerba Buena”

El secretario de Seguridad municipal arremetió contra el Gobierno provincial por los robos que padecen ciclistas en distintas sendas de Horco Molle y alrededores.
Ciclistas de Yerba Buena aseguran que la inseguridad recrudeció en los distintos circuitos turísticos que existen entre la yunga yerbabuenense. Es por eso que convocaron a una manifestación para pedir mayor presencia policial al gobernador Juan Manzur, al intendente Mariano Campero, y al ministro de Seguridad Claudio Maley. Desde la Municipalidad local, fue el secretario de Seguridad Mauricio Argiró quien salió a dar explicaciones sobre la falta de fuerzas de seguridad custodiando a quienes hacen deporte a diario: “La Guardia (por el GUM) sigue estando. La Policía es la que ha desaparecido de toda Yerba Buena”, sentenció a diario LA GACETA.

Quienes han sufrido el robo de sus bicicletas, y desde las sociedades que integran, están convencidos que los robos son para sustentar y alimentar un mercado ilegal de bicicletas de alta gama, por lo que pedirán a las autoridades que investigan caso por caso.

“El municipio ha comprado seis bicicletas para que los vigías puedan ingresar a los circuitos de montaña, algo que hasta ahora estaban impedidos de realizar debido a que las motos se encuentran prohibidas en la mayoría de esos caminos, por los daños que ocasionan en el medio ambiente”, insistió Argiró. “Acá hay una responsabilidad política del gobernador Juan Manzur y del ministro de Seguridad, Claudio Maley. Lo que hicieron en octubre, cuando trajeron 40 policías, ha sido un bluf”, agregó.

Según Argiró, ese refuerzo de policías -sucedido tras el crimen de Valentín Villegas- se prolongó hasta diciembre. “Ya no están más. Los han sacado. No sólo los bikers han quedado desprotegidos, sino toda la ciudad”, recriminó el funcionario municipal.

A fines de 2017, cuando se produjo otra seguidilla de ataques a ciclistas, la Policía y la Municipalidad desplegaron un operativo preventivo por varios senderos. Entonces, se barajó la posibilidad de realizar un mapa de los ataques. Ahora, Argiró expone la idea de ponerles nombre a las principales sendas.