Asalto comando en Yerba Buena: así quedó la casa atacada por los delincuentes

Los momentos de terror vividos por la familia Quinteros, quedan reflejados en una simple foto, que muestra la impunidad con la que un grupo de delincuentes actuó en una casa de Paraguay al 800.
Todo sucedió la noche del pasado martes, cuando diez hombres sorprendieron a los dueños de casa que habían salido a comprar una gaseosa y se apoderaron de la casa durante dos largas horas. “Tenían armas y estaban a cara descubierta, de a ratos se tapaban con alguna capucha o se cubrían la boca con barbijos. Eran bien parecidos y estaban bien vestidos”, aseguró Carmen, dueña de la casa donde vive con su esposo, su hija, su yerno y sus dos nietos.
“Robaron cuatro televisores, dos filmadoras, cámaras de fotos, microondas, ropa, zapatillas, bicicleta y todos los regalos de mis bodas de oro. Pedían plata, nos decían que les demos la plata de la casa que estamos por comprar, pero acá nadie está por comprar ninguna casa”, contó la mujer que aseguró que los delincuentes se llevaron $100.000.
“No te llevés el televisor de mi abuelo que ve fútbol, no me llevés mi compu”, le suplicaba el niño de 10 años a uno de los delincuentes. “No vas a creer que le dejaron el celular y la tablet”, comentó su abuela, sorprendida ya que su nieto habló todo el tiempo con los ladrones.
Una vez satisfechos con el botín, que además incluyó ropa de las víctimas, la banda decidió irse, lo que permitió a la familia salir de la habitación donde los habían encerrado, para darse con su hogar totalmente revuelto.
Una vez libres, las víctimas salieron a la calle, donde fueron socorrido por vecinos que explicaron que la policía tardo 20 minutos en aparecer. “A los 20 minutos apareció un policía en moto, a la media hora vino un auto y como a la hora cayó uno con una carpeta que ni siquiera entró. Criminalística vino recién como a las 3”, explicó una vecina de los quinteros que aseguraron que la zona esta completamente desprotegida, ya que hace un mes, delincuentes desvalijaron una vivienda en paraguay al 700. 

Los momentos de terror vividos por la familia Quinteros, quedan reflejados en una simple foto, que muestra la impunidad con la que un grupo de delincuentes actuó en una casa de Paraguay al 800.

Todo sucedió la noche del pasado martes, cuando diez hombres sorprendieron a los dueños de casa que habían salido a comprar una gaseosa y se apoderaron de la vivienda durante dos largas horas. “Tenían armas y estaban a cara descubierta, de a ratos se tapaban con alguna capucha o se cubrían la boca con barbijos. Eran bien parecidos y estaban bien vestidos”, aseguró Carmen, una de las víctimas que vive en ese domicilio con su esposo, su hija, su yerno y sus dos nietos.

“Robaron cuatro televisores, dos filmadoras, cámaras de fotos, microondas, ropa, zapatillas, bicicleta y todos los regalos de mis bodas de oro. Pedían plata, nos decían que les demos la plata de la casa que estamos por comprar, pero acá nadie está por comprar ninguna casa”, contó la mujer que aseguró que los delincuentes también se llevaron $100.000 en efectivo. 

“No te llevés el televisor de mi abuelo que ve fútbol, no me llevés mi compu”, le suplicaba el niño de 10 años a uno de los delincuentes. “No vas a creer que le dejaron el celular y la tablet”, comentó su abuela, sorprendida ya que su nieto habló todo el tiempo con los ladrones.

Una vez satisfechos con el botín, que además incluyó ropa de las víctimas, la banda decidió irse, lo que permitió a la familia salir de la habitación donde los habían encerrado, para darse con su hogar totalmente revuelto.

Una vez libres, las víctimas salieron a la calle donde fueron socorrido por vecinos que explicaron que la policía tardo varios minutos en aparecer. “A los 20 minutos apareció un policía en moto, a la media hora vino un auto y como a la hora cayó uno con una carpeta que ni siquiera entró. Criminalística vino recién como a las 3”, explicó una vecina de los Quinteros, que aseguró que la zona esta completamente desprotegida, ya que hace un mes, delincuentes desvalijaron una vivienda en Paraguay al 700.