La terrible sospecha detrás de las amenazas de bomba a escuelas y colegios

El centro de Tucumán y Yerba Buena culminaron otra semana de caos, debido a las recurrentes amenazas de bomba que han estado ocurriendo en varios colegios y escuelas durante el último mes. A pesar de que ya existe una persona imputada por estos actos, esta semana se registraron seis nuevas incidencias. En este contexto, tanto docentes como policías empiezan a sospechar que estas amenazas podrían estar relacionadas con desafíos que los estudiantes enfrentan a través de las redes sociales.

El primer incidente tuvo lugar en la Escuela Congreso. Jorge Soria, el director de la institución, informó que la primera advertencia llegó por correo electrónico a las 6:55 AM. El mensaje consistía en emojis de una bomba y la hora «8:20», insinuando que un artefacto explotaría a esa hora.

Quince minutos después, a las 7:10 AM, otro mensaje con emoticonos de una bomba llegó a la bandeja de entrada del correo de la escuela. Ante esto, las autoridades activaron el protocolo correspondiente y contactaron al 911 y al Ministerio de Educación.

«Como esto ocurrió antes del horario de ingreso de los estudiantes, había pocos alumnos en la escuela en ese momento. Fueron evacuados, y el personal especializado llegó para llevar a cabo la inspección», explicó el director del establecimiento.

Los casos en Yerba Buena

El siguiente objetivo fue el Colegio San Patricio de Yerba Buena. Una brigada del cuartel se movilizó hacia la institución ubicado en la calle Moreno en respuesta a una nueva amenaza de bomba.

En el lugar, se llevaron a cabo labores de evacuación del edificio y medidas preventivas. Además, una unidad de la división de explosivos de los Bomberos de la Policía de Tucumán se presentó para verificar la presencia de un posible artefacto explosivo.

Una cuenta de correo electrónico con la dirección «[email protected]» envió un mensaje a la secretaría del colegio, indicando que había tres explosivos en el edificio.

«Inmediatamente activamos el protocolo, que consiste en llamar al 911, informar al Ministerio de Educación y a Defensa Civil y Bomberos de Yerba Buena, y procedimos a evacuar a unas 700 personas. Desconocemos la procedencia del correo electrónico; la División de Delitos Telemáticos ha recopilado todos los datos, y ahora esperamos una orden judicial para que Google revele la identidad del creador de la cuenta», detalló el rector Tomás Nores.

Minutos después, el personal de bomberos también tuvo que acudir al Colegio Las Colinas, también en Yerba Buena, debido a otra amenaza, aunque tampoco se encontraron explosivos.

Más tarde en la mañana, los colegios secundarios Del Huerto y Santa Rosa también recibieron amenazas. «Acabábamos de regresar del recreo cuando comenzaron a sonar las alarmas, y nos enteramos de la amenaza. Si bien esto ya ha ocurrido antes, esta vez sucedió en medio de las clases, cuando generalmente ocurre al comienzo», relató Catalina, una estudiante del primero. Ella y otros estudiantes fueron evacuados a Plaza Independencia junto con sus compañeros del otro colegio.

Las cinco instituciones atienden a estudiantes en los turnos de la mañana y tarde. En todas ellas, las clases se suspendieron durante la mañana, pero, al confirmarse que se trataba de amenazas falsas, todas, excepto Del Huerto, reanudaron las clases por la tarde.

«Los estudiantes de la mañana son los que más se ven afectados; nosotros solo perdimos la clase de educación física cuando ocurrió una de las primeras amenazas», comentó Agostina, una estudiante de tercer año en el turno de la tarde de la Escuela Congreso. «Ya nadie cree en estas amenazas; no sabemos quién las está haciendo, pero parece ser una broma gastada», agregó «Gere», un estudiante de cuarto, mientras conversaba con sus compañeros en la puerta de la escuela.

Un incidente que llamó la atención ocurrió el viernes, cuando Vía Cargo, una empresa de encomiendas, recibió una amenaza. Hasta ese momento, la única institución no educativa que había sido intimidada había sido Anses el 4 de agosto pasado. Según explicó Pablo Martín Ladetto, agenciero de la empresa, durante la madrugada del viernes, una mujer realizó múltiples llamadas al 911 para denunciar la presencia de una bomba en el local.

Después de inspeccionar el lugar, los bomberos confirmaron que no había explosivos y se retiraron, pero a las 10 de la mañana, tuvieron que regresar debido a una nueva amenaza falsa. «Estamos preocupados y no entendemos por qué está sucediendo esto», expresó Ladetto.

¿Retos virales de TikTok?

Fuentes policiales y docentes de las escuelas creen que los responsables podrían ser los propios alumnos, influenciados por videos que circulan en las redes sociales, especialmente en TikTok. «Hay muchas conjeturas sobre quiénes podrían ser los autores. Los profesores han mencionado los desafíos que los estudiantes se proponen a través de TikTok y otras redes sociales, pero son suposiciones y no sabemos a dónde llevarán. Esperamos que los expertos puedan arrojar luz sobre esto», comentó el director Soria.

«La situación se ha vuelto incontrolable; todos los días hay al menos dos amenazas, lo que significa que uno no puede ir a trabajar con tranquilidad porque nunca sabe si tendrá que ir a buscar a su hijo debido a una evacuación. Sin mencionar el tiempo de clases que los estudiantes pierden y lo nerviosos que quedan después. Necesitamos una solución urgente», expresó Graciela, madre de dos estudiantes del Colegio Santa Rosa, mientras esperaba en la puerta de la escuela para recoger a su hija menor a la hora de salida de los alumnos de primaria.